One-Eyed Jacks (El rostro impenetrable)

One-Eyed Jacks. Marlon Brando. El rostro impenetrable

El fin del western clásico a cuenta de Marlon Brando

Antes que nada, mencionar que nos encontramos ante un western bastante peculiar, debido principalmente a dos razones: primero, que no sigue la corriente del western tradicional, cosechado por directores tan ilustres como John Ford o Howard Hawks, lo cual se hace más que evidente en las escenas que transcurren en la playa, como se verá más adelante; y segundo, que la dirección del filme corrió a cargo de su protagonista, el mismísimo Marlon Brando, uno de los mejores actores de todos los tiempos, que por primera y única vez en toda su carrera decidió tomar las riendas de la dirección.

Pues bien, como he mencionado anteriormente, el filme no sigue la estética propia del género. No se trata del típico filme de indios y vaqueros repetido hasta la saciedad, sino de una historia muy profunda que gira en torno a una venganza.

Brando, pese a distanciarse de las convenciones habituales del western, añadió elementos que le dan al film una visión muy personal y surrealista, como la presencia de un elemento dramático apenas utilizado en el género: el mar. Las escenas que transcurren en torno a él están rebosantes de belleza, y a la postre, resultan ser las mejores de todo el filme.

Los dos personajes principales, Rio y Dad Longworth, están magistralmente interpretados por Marlon Brando y Karl Malden (famoso por su papel del Padre Barry en La ley del silencio, también junto a Marlon Brando), respectivamente. Ambos dotan a los personajes de unos sentimientos que rozan la ferocidad, siendo la sed de venganza que siente Rio hacia Dad y el odio que éste siente hacia el primero los más característicos. Resulta también magistral la forma en la que los dos envuelven la atmósfera de tensión. Notables interpretaciónes también de Katy Jurado y de Pina Pellicer, que expresan los sentimientos más profundos de la película.

En lo que a premios se refiere, en el festival de San Sebastián fue galardonada con la Concha de oro a la mejor película y el premio a la mejor actriz para Pina Pellicer, además de una nominación al Oscar a la mejor fotografía en color. Pese a no tratarse de un punto de referencia del westen, nos encontramos ante una buena película, recomendada para todos los aficionados al género, que encontrarán en él un western atípico y particular y muy entretenido.

El maestro Brando les hace "una oferta que no podrán rechazar..." Heisenberg (Madrid) Filmaffinity