Oklahoma!

Oklahoma! Fred Zinnemann

Vibrante homenaje musical al mundo de los vaqueros

Al igual que la Fox lanzó en el año 1953 el nuevo sistema cinematográfico Cinemascope, que revolucionó el cine, posteriormente, en el año 1955 presentó con esta película un nuevo formato llamado Tod-Ao, que se basaba en una película de 70M/M de ancho con 6 pistas magnéticas de sonido. Por aquellos años, 1959, el público español ya estaba acostumbrado al Cinemascope, pero a pesar de ello la presentación de este nuevo sistema, en Madrid y Barcelona fué espectacular y causó un gran impacto en el público, ya que la nitidez y espectacularidad del enorme campo visual de la imagen proyectada en pantalla curva de grandes dimensiones, como así mismo la gran calidad del sonido estereofónico, sobrepasaba todo ello al Cinemascope. Al estar basada esta producción en un musical de gran éxito en Broadway, con una música muy inspirada y pegadiza, el triunfo de este film fué arrollador.

Las secuencias de exteriores de este film, que no son muy abundantes, cobran una gran fuerza con el nuevo sisema. Lástima que gran parte del film fué rodado en estudio simulando la ambientación teatral del musical estrenado en Broadway, lo cual se nota bastante, pero no obstante la fuerza de la imagen y la partitura musical llenan los sentidos. Hay algunas secuencias que se extendieron demasiado en el tiempo, pesando por ello en el espectador.

Como este sistema de 70M/M obligaba a una gran inversión económica en los cines, y debido a la escasez de instalaciones de este tipo en las salas, posteriormente, la mayor parte de estas películas se pasaron en laboratorio a copias en Cinemascope, con la consiguiente pérdida de calidad tanto en la imagen como en el sonido, y no digamos ya al presenciar este tipo de producciones en televisión, pues no son ni la sombra de lo que fueron en los cines donde se presentaron en su formato original.

Película muy recomendable para todos los amantes del musical de Broadway, y de los nostálgicos de aquellos años donde el cine, el verdadero cine, y con sus novedades técnicas nos hicieron soñar como nunca lo ha hecho el séptimo arte. Es imprescindible la versión original en inglés de esta película, aunque en el DVD comercializado en la actualidad no se han subtitulado en castellano las letras de las canciones inexplicablemente, cuando éstas forman parte del argumento del film. Jose Ignacio ZG (Madrid) FilmAffinity