Fred Zinnemann

High Noon. Grace Kelly

En 1952, Zinnemann se convirtió en uno de los directores de mayor éxito de Hollywood. Ese año dirigió High Noon, traducida como Solo ante el peligro, uno de los mejores western de todos los tiempos. Filmado a tiempo real, este western sobre un sheriff obligado a enfrentarse sin ayuda de nadie a los forajidos que llegan al pueblo, relanzó la carrera de Gary Cooper como galán maduro. Éste padeció una dolorosa úlcera de duodeno durante el rodaje, pero Zinneman le ayudó muchísimo para que usara el dolor para expresar el sufrimiento psicológico del personaje. Al final, el legendario actor ganó el Oscar.

Zinnemann continuó cosechando éxitos alejados del western como From Here to Eternity. Convertido en una gran estrella, el realizador obtuvo buenos resultados de taquilla con el musical Oklahoma, su segundo y último western. A partir de aquí el cineasta se consagró aún más con obras maestras como A Man for All Seasons, llevando a la gran pantalla a Tomás Moro de una manera crepuscular, y The Day of the Jackal, un thriller setentero por el viejo París. www.decine21.com